viernes, mayo 05, 2006

Intestino.

Un viejo del internet ha vuelto, el VatoSinFe ha resucitado, por él llegue a misdemonios.com y conoci al bastardo galletas. Joder, el VatoSinFe es de los tipos más desquiciados que he visto en la internet, veamos como ha regresado. Todo esto porque ahora que sabe que soy una celebridad me me ha pedido que le ayude a manadar visitas a su nuevo proyecto que es un foro. Joder, como si este blog se desbordara en visitas, pero bueno se hace lo que se puede.

Aqui esta posteado en primera plana!

http://intestino.km6.net

sábado, abril 29, 2006

Sala de juntas.

López es un asqueroso envidioso, me pregunta sobre mi nueva corbata. Se la ha puesto dura. Santos hace como que examina el programa del día, una carpeta barata rotulada con la frase: “Planeación estratégica de medios“

Santos: ¿Ya lo has leído Cretino?
ElAmoDelUniverso: Joder Santos yo lo hice.

Santos cierra la carpeta y la deja caer sobre la mesa, López sigue hipnotizado con mi corbata. Montejo entra a la sala y toma asiento a un lado de Santos. Nos brinda una sonrisa estúpida a todos a manera de saludo.

Montejo: Bonita corbata Cretino.
ElAmoDelUniverso: Lo sé, gracias.
Montejo: ¿Esto es lo que se va discutir?
ElAmoDelUniverso: No, no se va discutir, simplemente se va aprobar.
Montejo: Bingo con la soberbia.

Pone su cara estúpida, pienso que el debe de creer que es perfecta para la ocasión, para mí es sólo un jodido payaso. Le brindo una sonrisa estúpida. Bingo con el retardado. Se pone a leer. Apuesto a que empezará hacer preguntas idiotas. Lorena entra a la sala, inmediatamente busca mi mirada y me saluda, ignora a los demás. Lorena rubia, buenas tetas, mejor culo. Lorena chocho follado por Cretino. Se sienta a un lado mío, apoya su mano sobre mi muslo cuando se acomoda en la silla. Lorena tiene un lunar sexy entre la vagina y el culo.

Lorena: Bonita corbata Cretino, ¿Yves Saint Laurent?
ElAmoDelUniverso: Hugo Boss.--Digo secamente.
Santos: La mía es Ralph Laurent. --Interrumpe estúpidamente.

Lorena lo voltea a ver con un dejo de fastidio, mueve la cabeza negativamente y toma una copia de “Planeación estratégica de medios.” Hasta ahora reparo en el mal gusto de Santos, ¿motas? Joder las puñeteras motas nunca han estado de moda, ahora a los diseñadores se las pone dura las rayas. Por supuesto la mía es a rayas, hueso con franjas doradas de Hugo Boss.

Me estoy empezando a impacientar, necesito fumarme un cigarrillo, esta junta me parece realmente estúpida.

ElAmoDelUniverso:¿A qué horas llega el Sr.GranPeneInvencible?
Santos: No tengo puta idea. ¿Esta prendido el aire acondicionado?

No le respondo.

Lorena mientras lee me acaricia el muslo por debajo de la mesa. La volteo a ver, ella sigue leyendo, pero no deja de acariciarme. Santos se para y va donde las rejillas del aire acondicionado, pone su mano enfrente. Idiota, idiota. Montejo sigue revisando mi propuesta, hace anotaciones en su cuadernillo de notas. López sigue hipnotizado con mi corbata. Lorena toma su cuadernillo de notas y arranca una hoja, escribe en ella, la desliza sobre la mesa y me la pone a la vista.

“Muy interesante Cretino, no esta nada mal”

Traducción: Te la quiero chupar ya.

Tomo mi pluma y escribo en la hoja.

“Maquina de follar“

La deslizo sobre la mesa y se la pongo a la vista. Ella suelta una risita nerviosa. Continúa leyendo.

Montejo: ¿Por qué no tomaste en cuenta a la agencia Cohen?
ElAmoDelUniverso: Joder, ¿Es en serio?
Montejo: Claro que es en serio.

No tome en cuenta a la agencia Cohen, porque me sientan como un cactus en el culo. Tengo que justificar su ausencia. Joder, no había pensado en eso.

ElAmoDelUniverso: Bueno ya sabes el rollo en el que se manejan.
Montejo: ¿Qué rollo?

Lorena deja de leer y pone atención a nuestra conversación. Santos regresa a su lugar.

Santos: Si esta prendido el aire acondicionado. ¿De qué hablan?
Montejo: Cretino me esta aclarando una duda respecto a su propuesta. ¿De qué rollo hablas Cretino?

Lorena me sigue acariciando el muslo por debajo de la mesa.

ElAmoDelUniverso: Ese rollo de esos judíos, ya lo sabes.
Montejo: No, no lo sé.

Lopéz se para de su asiento y va a donde las rejillas del clima acondicionado. Santos lo sigue con su mirada, intenta decirle algo. Yo interrumpo.

ElAmoDelUniverso: Eso de que son homosexuales.
Montejo: Por Dios eso es discriminación.
ElAmoDelUniverso: No, sólo es mi derecho a elegir.

Lorena me aprieta el muslo. Se le deben de mojar las pantaletas con mis argumentos.

Montejo: Pienso que estas mal Cretino, no puedes generalizar, no puedes decir que todos los judíos son homosexuales.
ElAmoDelUniverso: No, tú eres el que esta generalizando, yo sólo hacía referencia a ellos.
Montejo: Bueno aún así estas equivocado.
ElAmoDelUniverso:¿Por qué?
Montejo: Considerando que son homosexuales, ¿cómo explicas que tienen descendencia?
ElAmoDelUniverso: Joder, he dicho que son homosexuales, no que sean estériles.

Lorena me vuelve a dar un apretón en el muslo, su mano esta cada vez más cerca de mis genitales.

Montejo: Bueno. ¿Cómo es que TÚ sabes que son homosexuales?

Todos me voltean a mirar esperando ver mi derrota. Joder, pobres diablos, yo soy el puñetero amo del universo.

ElAmoDelUniverso: Porque vi a uno de ellos dandote por el culo Montejo.

Se escucha una sonora carcajada al unísono. Lorena me acaricia los testículos, la volteo a ver y le guiño un ojo.

miércoles, abril 05, 2006

Tráfico.

Regreso del trabajo, Genesis- Sussudio en la radio. Las calles repletas de idiotas al volante que al igual que yo conducen con la mirada perdida, mirada producida por la rutina, la diferencia es que yo no soy un idiota y por supuesto mi coche es más bonito. Veo un cartel de López Obrador, me recuerda al bastardo, esbozo una sonrisa. Simply irresistable ahora en la radio. Simply irresistable AMLO.

La rutina me agobia, la rutina me asquea. Me toco el miembro, blando, blando, blando como un culo de gorda. Sigo conduciendo, manejo despacio, cuarenta o cincuenta kilómetros por hora, desde la ventanilla observo la fauna urbana. Me comparo con ellos, miro su ropa, miro sus relojes de plástico, imagino sus casas, que digo casas, departamentos, busco en su mirada la misma rutina que asquea, por supuesto la encuentro. Es triste llevar una vida sencilla, sin emociones, llevar una patética vida que consiste en trabajar y descansar los fines de semana, triste, triste tener que decidir entre divertirse o descansar.

Pienso en matar, siempre que conduzco la idea se aparece en mi mente, el asesinar es recurrente en mis pensamientos. You spin me round en la radio. Si algún día me atrevo creo que la indicada sería Patricia, sería la persona que me brindaría más placer de estrangular, cortar, apuñalar, degollar, cercenar y quien sabe, tal vez comer. Que locura, comer y después defecar a tu esposa, que se vaya por el drenaje la hija de mala madre. Me carcajeo, la señora que hace alto a lado mío se me queda viendo como estúpida.

--¡Perra vivo con tu madre en un castillo!

Imagino a Patricia atada a la cama, no olvídenlo, imagino a Patricia en la cocina sacando el cordero al horno que me encanta de la estufa, le veo el culo apretado por los pantalones un rato, tomo una sartén, le doy en la nuca y cae inconsciente sobre el jodido cordero hirviendo, ¿La hija de puta cabrá en el horno? Imagino que sí, no esta gorda, a patadas la acomodó en el horno, subo la temperatura del horno al máximo y la cocino.

No, no me ha gustado, muy rápido y sin sangre.

Imaginó a Patricia sacando el cordero al horno que me encanta de la estufa, le veo el culo apretado por los pantalones un rato, tomo un cuchillo y la apuñalo, una, dos, diez, quince, treinta, cien veces. Ja, ja. Jodida sangre por todos lados. Es buena. No a quien engaño, debe de ser espectacular. Pointer Sisters - I'm So Excited en la radio. El asunto debe de ser espectacular.

Imagino a Patricia en nuestra recámara, desvistiéndose, quitándose el sostén y mostrándome las nalgas que deja ver la tanga roja, me le acerco, la beso, le acaricio las nalgas, le beso los pechos, bajo a su vientre y paso mi lengua, bajo a su chocho y me lo como, me lo como mucho tiempo, disfruto de su sabor por última vez, la tiro sobre la cama, abre sus piernas la muy puta, me saco el miembro y la penetro, me la follo rápido, muy rápido, no hablo, sólo follo, soy una maquina de follar. Mordisqueo sus pechos, mordisqueo sus orejas, ¿se la arranco? No, me puede arañar la hija de perra. La mordisqueo, ella ríe. Estoy apunto de venirme, la levanto de la cama sin perder la penetración, ella me abraza, se aferra a mi cuerpo, me aprieta con sus brazos y piernas, yo camino con ella, la sigo penetrando, salgo a la terraza, soy una maquina de follar, me acerco al barandal, estoy apunto de llegar al orgasmo, llego, ella descansa, blanda y confiada sobre mí, eyaculo, pero no eyaculo, ella me besa el cuello, la levanto sobre el barandal, ella se aferra a mí, la aviento, la arrojo con todas mi fuerzas, me alcanza a arañar los hombros. Newton – Streamline en la radio. Me alcanzó a rasguñar los hombros la muy zorra, veo su rostro mientras cae, con su mirada me pregunta ¿Por qué? Yo me carcajeo. Cae al piso, es un golpe seco y contundente, su cabeza explota como una jodida sandia. Ja, ja. Me carcajeo. El tipo que hace alto a lado, me voltea a ver.

--¡Que te follen imbécil!

Me ha gustado, me ha gustado y lo sigo flipando. Me toco el miembro, duro, duro, duro como roca. Veo el letrero del centro comercial, decido hacer una parada. Estaciono el coche, me pierdo en la multitud y camino hacia la puerta. Al entrar al supermercado busco la sección de frutas y verduras. Sandías, sandías, ¿Dónde están las jodidas sandías hijos de puta? Un imbécil me señala hacia la derecha, camino apresurado, muy apresurado. Mis ojos se iluminan, robustas sandías ante mis ojos, busco la más gorda, peleo con una estúpida por la sandía más grande, la estúpida desiste, me hago de la sandía más grande de todo el puto supermercado, soy el jodido campeón de las sandías, soy el número uno de las sandía gordas, hijos de perra todos ustedes. Hazte a un lado mozalbete, que aquí va tu padre. La pago con un billete de cincuenta, no espero la feria, le doy la orden a la cajera de que se la de al cerillo y no hijo de puta, no toques mi jodida sandía, así esta bien, sin bolsa. Abrazo a la sandía, la llevo como un jugador de americano lleva el balón. Mirad esta sandía hijos de perra porque va a morir.

Al llegar al coche, una niña sucia y de mirada triste se me acerca, me extiende la mano, me conmueve la pobre. Busco algunas monedas, joder no tengo feria niña, abro la puerta y acomodo perfectamente la sandía en el asiento del copiloto. Volteo y la niña sigue ahí con la mano extendida, la mirada realmente es triste. Pienso en sacar un billete, veo mis gafas de sol que están en el espacio del freno de mano. Son dos, unas Jean Paul Gaultier y las otras Emporio Armani. Trato de recordar cuales son más baratas. Las Emporio Armani son más baratas por supuesto. Las tomo, la niña me mira confundida aún con ese rasgo de tristeza, me acerco a ella y se las pongo, ella sonríe, le toco la nariz cariñosamente. Anda, vete, ya no podrás mostrar tu mirada triste al mundo.

Subo al coche y salgo a toda velocidad del estacionamiento. En el camino busco a Cindy Lauper en los cds, ¿Dónde esta la jodida Girls Just Wanna Have Fun?¿Donde esta? La encuentro. Me toco el miembro. Esta erecto como el brazo de la estatua de la libertad. Acaricio a la sandía. Llego a la casa, bajo del coche abrazando la sandía, reviso que no este nadie, así es, la casa esta vacía. Subo a la recámara, pongo la sandia en la cama, busco entre la ropa de Patricia una tanga roja, la encuentro, se la pongo a mi sandía, cojo un pintalabios rojo, rojo como la jodida sangre y le dibujo un rostro, le dibujo unos senos, le dibujo una cabellera, escribo BITCH en su frente, le acomodo la tanga. Preciosa, estas preciosa perra. Pienso en follármela, me resulta patética la escena. Salgo a la terraza, le beso sus labios y la arrojo a la muy zorra. Adiós sandía hija de puta. El golpe es seco y contundente, explota la mal parida, mancha de sangre el adoquín, una gran mancha roja ha dejado la hija de puta, la miro largo rato, contemplo como se ha hecho mierda la zorra. Entro a la recámara, me desnudo, me acuesto en la cama y me masturbo, llego al orgasmo rápidamente. Suspiro, relajado, ya con el miembro flácido y descansado. Me paro y bajo las escaleras, voy al cuarto de lavado y tomo la escoba.

sábado, abril 01, 2006

La ramera sonriente buceadora.

Girls just wanna have fun…

Dos meses habían transcurrido desde el asesinato de la ramera sonriente. Una puta cara, una puta elegante, de vestidos de diseñador y perfumes costosos, la primera vez que la vi me pareció guapa a pesar de sus condiciones, pensé que si estuviera viva probablemente me la fornicaría. A alguien se le había ocurrido que se vería linda con una gran sonrisa, le habían hecho un par de cortes que iniciaban en las comisuras de los labios y finalizaban a la altura de los lóbulos de las orejas, las cortadas dejaban entrever una sonrisa sangrienta de dentadura perfecta, su lengua se encontraba desaparecida. Su victimario no satisfecho con eso le había cortado de cuajo el seno derecho, la masa gelatinosa de carne se encontraba a un par de metros de su cuerpo en medio de un charco de sangre y por último, para finalizar su performance, había decidido enterrarle la navaja en el tórax y dejarla ahí enterrada como señal de conquista, demostrando con ello que él había llegado primero a la isla y esa era su bandera. Pepe el Dientes, mi compañero de trabajo sólo atinó a decir: pobre puta sonriente.

La escena del crimen era un cuartucho de un motel barato a las afueras de la ciudad, en el lugar sólo había lo indispensable. Una cama, un televisor y un buró con una jarra de agua encima. Al inspeccionar la habitación no encontramos nada interesante más que la navaja con la que le habían asesinado.

A falta de objetos de que nos dieran pistas tuvimos que recurrir a los testigos. Interrogamos al recepcionista, un estúpido de unos veinte años, tonto y nervioso, a la mucama y al encargado del estacionamiento. Las largas horas de preguntas y respuestas rindieron fruto. Nos permitieron saber que la ramera sonriente llevaba en vida el nombre de Alejandra González, sin familiares en la ciudad y proveniente de Tabasco. Gracias a la mucama nos enteramos que su último acompañante era un tipo de unos cincuenta años, de canas y delgado. A la postre con las investigaciones y gracias a una puta, compañera de trabajo de la victima, el tipo de canas y delgado, tomo nombre, no revelare su verdadero nombre, pero nos referiremos a él como El Licenciado.

El licenciado resulto ser regidor municipal. Era un hombre reconocido e influyente dentro de la ciudad, amigo de casi toda la crema y nata urbana, amigo del Jet–Set. Respetado como inminente empresario y conocido por ser un hombre humanista y generoso con los necesitados. Contaba con ese encanto que se la pone dura a los millonarios. Cuando lo conocí e interrogue inmediatamente supe que era él, a pesar de que tenía una cuartada perfecta su nerviosismo y las gotas de sudor que escurrían de su calva levantaban suspicacias en mí. Me pase casi dos semanas investigándolo, las visitas a su despacho fueron más frecuentes, posteriormente lo visitaba en su residencia, él sabía que yo sabía y las entrevistas se volvieron hostiles, se sentía jodido. En una ocasión que me recibió en su despacho privado en la casa, me di cuenta que le gustaba la caza, tenía varias cabezas de venado como trofeo, en unas vitrinas empotradas en la pared tenía una colección de rifles y en otra una colección de cuchillos y navajas. A ver la vitrina de navajas imagine a un venado con una sonrisa sangrienta de dentadura perfecta y sin una teta. En la última entrevista me atreví a describirle la escena del crimen con putas sonrientes y venados sin tetas, por supuesto él como protagonista. El tipo me corrió de su casa.

A pesar de que la prensa estaba al pendiente del caso y de que yo me encargue de hacer unas cuantas declaraciones desafortunadas, su nombre nunca aparecía en los titulares.

Una mañana al llegar mi escritorio mi superior me llama a su oficia, al entrar me recibe con una mirada de “¿Qué putas estas haciendo?

Jefe: Ya agarramos al asesino de la ramera sonriente.
ElAmoDelUniverso: Pero que mierda, el licenciado era mío. ¿A que horas lo agarraron?

El jefe frunció el seño haciéndose aún más pendejo.

Jefe: No, no, nada de Licenciado. Escúchalo bien cabrón ya no sacas a relucir el nombre del licenciado en esta mierda. Sabes que estas jugando con fuego y no quiero que me lleves entre las patas, que nos lleves entre las patas a todos. El asesino de la puta fue su novio, su padrote, ese cabrón que desapareció, lo agarraron ayer tratando de cruzar la frontera.
ElAmoDelUniverso: No, pero sí sabemos que el que se la chingo es el licenciado, sólo falta afinar unos cuantos detalles con las pruebas, no me chingue.
Jefe: No, tú no me chingues a mí, fue el puto padrote y se acabo cabrón. Quiero que le digas a la prensa que el caso esta resuelto que el culpable fue ese cabrón y que ya vine en camino y no vas a mencionar el nombre del licenciado
ElAmoDelUniverso: Yo no me presto a esa mierda. -- Encendí un cigarrillo.
Jefe: Pues aunque no quieras.
ElAmoDelUniverso: El hijo de puta que la mato es el Licenciado.
Jefe: Me vale una chingada. A nadie le importa esa puta, mas que a ti. Una puta más una puta menos que mas da. Ya me canse de tus caprichos cabrón, ya me canse de tus pinches caprichos de niño rico, o te atienes al sistema o te vas a chingar tu madre.

Salí de su oficina completamente encabronado. Decidí que ese día no trabajaría, me fui a mi departamento a embriague; vodka por supuesto. Por la noche recibí una llamada de David invitándome a ir a bucear el fin de semana, rechace su oferta. No tenía ánimo de nada, prefería quedarme encerrado y pensar sobre mi vida que estaba embarrada de mierda, sobre el futuro de mi vida que continuaría embarrada de mierda. Justo cuando me iba servir otro vodka sonó el teléfono por segunda vez. Yo ya estaba un poco mareado y al momento de tomar el auricular el teléfono cayó al piso. Con dificultad lo recogí. Esta vez era Patricia.

Patricia: ¿Por qué no me has llamado?
ElAmoDelUniverso: Porque no quiero.
Patricia: ¿Estas borracho? Se te escucha en la voz.
ElAmoDelUniverso: Estoy contento.
Patricia: Estas borracho, ya te dije que me encabrona que tomes, te vas terminar de convertir en un alcohólico.
ElAmoDelUniverso: ¿Y qué?... Y qué y qué y qué.
Patricia: Eres un tonto… Mañana tenemos que ir con Diana, te quiero despierto temprano.
ElAmoDelUniverso: ¿Cuál Diana?
Patricia: Diana, la hija de los Señores MisPedosNoHuelen.
ElAmoDelUniverso: La hermana del imbécil, ya se cual es. ¿Y por qué piensas que quiero ir con esa zorra?
Patricia: Me habías dicho que sí. Es su cumpleaños tenemos que comprarle algo.
ElAmoDelUniverso: No voy a ir, me siento mal, me pienso emborrachar hasta que salga el sol. No voy a ir porque ahí va estar ese imbécil
Patricia: Ya me habías dicho que sí. ¿Qué tiene que este Julio ahí? Sabes que tiene muchísimo tiempo de que no lo veo.
ElAmoDelUniverso: No voy a ir, que lo follen.
Patricia: No sabía que me celaras tanto.
ElAmoDelUniverso: Ja! Pendeja, no te celo simplemente no lo soporto al hijo de puta.
Patricia: Bueno, si tú no vienes yo iré.
ElAmoDelUniverso: No, no vas.
Patricia: Si voy a ir y si me encuentro con él no es mi problema.
ElAmoDelUniverso: Que los follen a los dos. No vas a ir ningún puto lado, menos con ese hijo de toda su puta madre.
Patricia: Cretino voy colgar no se puede hablar contigo así…
ElAmoDelUniverso: No pendeja escúchame, escúchame estas cuantas pendejadas. No vas ir a esa pinche mierda y mucho menos vas a ver a ese hijo de perra. Si vas y me llego a enterar olvídate de mí.
Patricia: Eres un pendejo, yo voy a donde se me pega la chingada gana y con quien se me pega la chingada gana.
ElAmoDelUniverso: No, no, si vas, te vas a chingar tu madre.
Patricia: Chinga la tuya, ¿Qué piensas?¿Qué voy a ir y me lo voy a coger?
ElAmoDelUniverso: ¿Hija de puta qué te lo vas a coger?
Patricia: No imbécil te estoy haciendo una pre…
ElAmoDelUniverso: No, no hija de puta , te olvidas de mí y de mi verga y de mi dinero y de todo puta trepadora social hija de perra y si te lo coges o simplemente se la chupas, hija de puta, te voy a matar y te voy hacer una puta sonrisa de oreja a oreja, no mejor no hija de puta, no te voy a matar, te voy a desfigurar con una puta navaja para cazar venados y después te voy a echar ácido en el puto chocho para que des asco hija de puta... Hija de pu…
Patricia: Estas imbécil, no se puede hablar contigo, eres un p inche borracho pendejo. Ya voy a colgar y si voy a ir imbécil
ElAmoDelUniverso: Hija de pu…

La hija de puta colgó. Me serví más vodka, esta vez el agua mineral se había acabado, me lo tome en las rocas, el jodido vaso repleto de vodka y hielos. Me quede contemplando la ciudad desde mi ventana, la ciudad nocturna, la ciudad de las calles vacías y putas asesinadas.

Alejandra González, la ramera sonriente, me tenía así, no sé si fue por lastima o por su especial belleza, realmente me importaba. Tal vez me masturbaría pensando en ella, me masturbaría con sus fotos, con sus fotos estando en vida.

El vodka se acabó, el vaso vacío rodó por la alfombra. Me deje caer sobre la cama esperando dormir y olvidar toda la mierda del día.

David alistaba todo para la buceada y de paso me presumía el nuevo yate de su padre. Una gaviota se posó en el toldo y lo cagó. Tómala mamón. Yo hacia como que le ponía atención pero en realidad estaba viendo hacia la nada, contemplaba la inmensidad del mar y me dejaba llevar por el tranquilizante sonido de las olas. Mi mente la ocupaba la ramera sonriente y mi impotencia ante el caso.
Papá Cretino se me acercó y me paso su brazo por lo hombros, me invitó a caminar por el muelle.

PapáCretino: ¿Qué tienes? Te he visto muy pensativo.
ElAmoDelUniverso: ¿Por qué traes puesta una jodida gabardina?
PapáCretino: Ese trabajo te esta jodiendo, pienso que debes de dejarlo, no es lo tuyo, no es para que tú estés metido en esa mierda. Ya te dije que te tengo garantizado el puesto en SRE. Es San Francisco , San Francisco te encanta, te la pasaras muy bien allá, te acuerdas cuando íbamos al estadio de los gigantes a verlos jugar, no te quería perder ningún juego.
ElAmoDelUniverso: Sí recuerdo, pero ya no es lo mismo papá, ya no soy un niño, no me gusta dejar México.
PapáCretino: ¿A que chingados te quieres quedar aquí? Aquí todo esta jodido. Te la pasaras mucho mejor allá, ya sabes, allá esta la Tía Cuca que siempre te ha querido mucho, te puedes pasar los primeras semanas con ella y luego ya te estableces. Tus primas estarían muy contentas de que estuvieras cerca de ellas, ya ves desde que murió el tío sólo han estado ellas solas y les vendría bien la presencia de un hombre en la casa, aparte la Tía Cuca cocina delicioso o si lo prefieres renta un departamento y sólo las visitas de vez en cuando.
ElAmoDelUniverso: Me gusta como vivó aquí.
PapáCretino: Eres necio cabrón, un jodido necio.

David nos hizo señas a la distancia, al parecer ya estaba todo listo. Papá Cretino se despidió de mí, me dio unas palmadas en la mejilla con su jodido guante de cuero. Patricia y Elena ya estaban dentro del yate y me hacían señas. Yo troté torpemente hacia el yate.

Media hora después estabamos perdidos entre la inmensidad del mar.

David en el timón le explicaba a Elena las virtudes de una buena navegación. Patricia estaba tirada al sol, como una lagartija, una lagartija de piel brillosa y nalgas preciosas. El verle el culo me la ponía dura, trataba de ocultar la erección poniendo la cerveza entre mis piernas.

Me vino a la mente el Licenciado, pensé lo fácil que sería matarlo ahí en medio del mar, apuñalarlo hasta la muerte, cercenarle los huevos y arrogarlos al mar. Lo fácil que sería. También pensé en lo de Papá Cretino, el viejo ya tenia tiempo insistiéndome, creo que su motivación era la vergüenza de que uno de sus hijos fuera policía. Aún recuerdo la cara que puso cuando se lo dije, el viejo creyó que me vestiría de azul y andaría trepado en una jodida carcacha con torreta, una mierda. Y era cierto, no me vestía de azul y tampoco traía una jodida carcacha pero estaba envuelto en la misma clase de mierda.

El primero en arrojarse al mar fue David, después le seguí yo con Patricia, Elena se quedo en el yate, no quería bucear, prefería perderse de la belleza marina y quedarse tendida al sol completamente desnuda. Le faltan huevos, que se le va hacer. Pensé.

Ahí abajo era precioso, los bancos de peces multicolores danzaban alrededor de nosotros, Patricia se aferraba a mi brazo, estaba contenta, lo veía por su mirada. David hacia intentos por agarrar alguno de los peces, fallaba, siempre fallaba, yo sólo contemplaba esa porción de paraíso, esa belleza que se oculta debajo del mar, es una preciosidad, es como estar dentro de una pecera, de una burbuja, donde sólo existe la belleza, la armonía, los colores, la maravillosa naturaleza. Un mundo muy distinto al nuestro, un mundo precioso, relajante, espectacular.

David me hizo una seña, me decía que subía, se me hizo extraño pero pensándolo bien probablemente se quería fornicar a Elena, Elena la del gran culo redondo. A señas le dije que estaba bien, David subió lentamente, Patricia se separó de mi brazo y fue hacia donde anteriormente se encontraba David. Un banco de pececillos la rodeo, danzaban alrededor de ella, danzaban para ella. Yo me acerque, me puse detrás de ella y le toque las nalgas, ella frotaba mis caderas con sus manos, pensé que fornicar ahí, en ese pequeño paraíso sería lo máximo, fornicar al ritmo de la danza de los peces. Le apreté las nalgas, Patricia me dio una palmada en la mano, subí hasta tocarle los pechos apretados por el traje de buzo, a pesar del traje podía sentir sus pezones erectos, tal vez por el frío o tal vez por la excitación de sentir mi miembro en sus nalgas. De sus pechos subí a su cuello, la acaricie, la apreté, la apreté con fuerzas. Lo fácil que sería. La agarre del cinturón con fuerza y arranque la manguera de oxigeno, ella me voltio a ver, empezó a patalear tratando de liberarse, sujete con más fuerzas, la manguera de oxigeno producía muchas burbujas, trataba de liberarse empujándome, no podía, es débil como todas las zorras chupa pitos de Julios. Chúpasela a un Cretino y serás fuerte.

Lo ves zorra maldita, lo fácil que es matar a alguien, lo fácil que es asesinar y que no te descubran. Simplemente diré que eres una pendeja y que rompiste tu puta manguera, una perfecta pendeja. La ramera sonriente abría sus ojos completamente desesperada, la sangre emergía a borbotones de sus mejillas, tintaba el agua de rojo menstruación. La ramera sonriente pedía por su vida, suplicaba con su mirada. Le arranque el pecho de cuajo de una mordida, Patricia estaba inconsciente, la hija de puta no hizo nada por impedirlo. La solté y su cuerpo se fue hacia el fondo del mar, la cabeza de venado me veía, me veía con sus ojos de muerte, como diciéndome adiós, un jodido venado con una navaja en el pecho hacia el fonde del mar. Yo me sobaba el miembro y con la otra mano le decía adiós. Venado sonriente eres un hijo de puta.

El teléfono sonó, desperté, la luz del sol me lastimaba los ojos, tenía una mano en el miembro erecto y apestaba alcohol, el teléfono siguió sonando, mire la hora, las 6:20 A.M. ¿Quién putas me habla a estas jodidas horas en un sábado? Tarde en contestar.

David: Cretino, aún esta en pie lo de ir a bucear, nos veremos a las 7:30 en el muelle, ¿Seguro qué no quieres ir?
ElAmoDelUniverso: David, buenos días… Bueno realmente no lo había pensado bien, ¿a las 7:30 has dicho?
David: Así es, a las 7:30 huevón.
ElAmoDelUniverso: Puedo a las ocho, ¿a las ocho te veo ahí ok?
David: Ok, ¿Llevaras a Patricia?
ElAmoDelUniverso: No sé.
David: Bueno, nos vemos entonces.
ElAmoDelUniverso: Chao.

Colgué y marqué a Papá Cretino.

PapáCretino: Bueno
ElAmoDelUniverso: Papá soy yo.
PapáCretino: Y este milagro que te acordaste de mí, cabrón.
ElAmoDelUniverso: ¿Aún esta en pie lo de San Francisco?
PapáCretino: Por supuesto, sabes que el día que quieras dejar ese trabajo de mierda lo puedes hacer, tú ingreso es inmediato.
ElAmoDelUniverso: Ok, hablaré con la Tía Cuca y me pondre de acuerdo con ella en el transcurso de la semana.
PapáCretino: Hasta que abres los ojos cabrón, ya era hora, me has hecho el día, que digo el día, me has hecho la puta vida cabrón.
ElAmoDelUniverso: ¿Por la tarde te veo para afinar los detalles ok?
PapáCretino: En la noche, por la tarde tengo una reunión.
ElAmoDelUniverso: Ok en la noche… Papá, te amo.
PapáCretino: Y yo a ti cabrón.
ElAmoDelUniverso: Chao.

Colgé y marqué a Patricia:

Patricia: ¿Bueno?
ElAmoDelUniverso: ¿Quieres ir a bucear?

sábado, marzo 11, 2006

La felación.

En cuestión de fornicación siempre me ha gustado más que me den sexo oral, si tengo que decidir entre una chupada o la copulación, me decido por la chupada. Me encanta verles el rostro, me encanta ver el esfuerzo que hacen por tragarse todo el miembro. Pienso que es uno de los actos mas humillantes para las mujeres, más cuando no les gusta hacerlo, en mi caso hace mucho tiempo perdí ese placer extra, a Patricia le fascina la mamada así que ya no es tan excitante como antes.

Estaba tratando de recordar cual es la mamada que más he disfrutado. He aquí la historia.

A lo largo de la vida se tienen pocos amigos, se pueden contar con una sola mano. En adolescencia ese lugar lo ocupó Jorge, un compañero de preparatoria, un tipo un poco fantoche y presumido, pero bueno si se tiene el dinero y la personalidad necesaria es algo que se puede perdonar. En aquel mundo en el que crecí las apariencias eran y son lo que más importan. Así que cada vez que podía presumir de su poderío económico lo hacía. Yo en aquel entonces lo visitaba a menudo en su residencia, nos la pasábamos horas viendo televisión, en aquel entonces lo “in” eran las antenas parabólicas, si tenias una eras nice, yo también contaba con antena parabólica pero el santurrón de Papá Cretino había cancelado los canales pornográficos, el papa de Jorge creo que no le importaba en lo absoluto tener abiertos los canales. Así que ese era uno de mis motivos para visitarlo, aparte la cava de Don Jorge era exquisita, extrañamente yo siempre me decidía por vodka no tan corriente pero tampoco tan fino.

La mamá de Jorge era joven unos 36 o 37 años y estaba de muy buen ver, como todo adolescente tenía la fantasía de fornicarme a una mature, me masturbe varias veces en su honor en su propio baño, lamentablemente nunca pasó nada. Jorge tenía una hermana no era muy agraciada físicamente así que nunca me interese en algún servicio sexual que ella me pudiera proporcionar.

En estos momentos se deben de estar preguntando ¿Entonces quien te dio la mejor mamada de tu vida? ¿Jorge? No, no Tornol, lamento desilusionarte pero no fue Jorge. Fue nada más y nada menos que su sirvienta, una aperladita de rancho, de grandes ojos negros y preciosa, delgada de nalgas paraditas y senos firmes, una aperladita maciza de piel tersa y una boca de ensueño.

Jorge me platicaba que se la fornicaba, yo ciegamente le creía, de hecho me decía que si no quería fornicarmela, que no la jodieramos entre los dos, siempre le dije que no, en aquel entonces eso de los menage a trois no era algo que contemplara de buena manera, así que siempre me negué, sin embargo esas confidencias me sirvieron para tratar de hacer mi propio camino.

Primero fueron las sonrisas, luego los saludos más formales, ella se dio cuenta de que le estaba poniendo más atención de la necesaria y le gustó. Una vez la sorprendí espiándome desde la terraza mientras yo nadaba en la piscina. Esa fue la señal que necesitaba, esa misma tarde fui a buscarla a la cocina, la excusa fue un vaso de agua. Desde que entre a la cocina observe como se puso nerviosa, yo me serví el vaso de agua y me acerque a ella.

--¿Que tienes María?
--Nada señor, sólo ando recogiendo.

Me acerque más a ella. Se me quedo viendo fijamente a los ojos y ahí en la cocina le di el primer beso, me lo respondió desesperadamente, ha sido uno de los besos que recibido con más ganas, un beso lleno de necesidad. Esa tarde sólo fue eso, un miserable beso, pero la oportunidad ya estaba abierta.

Las siguientes veces, era lo mismo, yo la iba a buscar a la cocina y ella ya estaba esperándome, me besaba desesperadamente como siempre, inmediatamente me empezó a tener una confianza tremenda, me dejo de llamar señor y lo sustituyó por mi nombre. Cretino me decía entre besos.

--Cretino te amo tanto, nunca creí que te fijaras en mi.

Cielos, le estaba realizando la fantasía de toda criada, en aquel entonces no era tan cretino así que a veces, sólo a veces me daba un poco de remordimiento, pero ahora, ahora créanme tengo una erección mientras escribo esto. Ahora lo veo como un vil trueque, tú me das placer, yo te doy ilusión.

La primera vez que le dije que me la mamara se quedo sorprendida, no sabía que un pene se podía meter a una boca. Me dijo que era virgen. Ah tú también me engañas zorra, te coge el pendejete de Jorge y a mi no me quieras dar una chupada, pensé.

--¿Cómo que eres virgen?
--Sí, soy virgen, nunca he estado con un hombre, Cretino.

Mierda con la hipocresía.

Le insistí hasta que se arrodillo frente a mi, yo me baje el short y puse me miembro frente a su cara, lo tomó entre sus manos con miedo.

--Frótalo rápido.
--No tan rápido. (estúpida)

Pronto entendió, me empezó a masturbar de maravilla, cuando hizo el intento de llevárselo a la boca, le dio asco, a mi se me hinchó más, una vez se metió la punta, la empezó a mamar a con desesperación, al igual como me daba los besos, me estaba dando una mamada necesitada, llena de ansiedad, me devoraba el miembro a chupetones y lengüetazos, pronto me vine y no le saque el miembro de la boca, ella abría los ojos al máximo y se me quedaba viendo sorprendida, yo la tome de la cabeza y la acerque a mi pelvis, sentí como la campanilla me rozaba a la mitad de mi miembro, la tenia toda adentro y ahí termine de descargar. Lo inocente de sus reacciones me hizo dudar de lo que me contaba Jorge. Las mamadas se volvieron cotidianas, tres cuatro mamadas eran mi cuota de placer, nunca recibía un no por respuesta, ella me daba mamadas mientras yo le diera ficticio amor. Mamadas desesperadas, mamadas que decían perdóname por ser jodida, perdóname por no merecerme este pedazo de carne. --Cielos casi eyaculo con estas últimas líneas.--

Una tarde mientras asaltábamos a la cava de su papa le pregunte a Jorge.

--¿Es cierto que te coges María?
--Claro, ¿Por qué la pregunta?
--Simple curiosidad. Porque yo también me la fornico.
--¿En serio?
--Claro.
--Cuéntame, no seas cabrón.

Esa frase me dio la verdad, ahí me di cuenta de su historia era una jodida mentira, que ra producto de su imaginación.

Le conté a detalle mis mamadas en la cocina, no se cuantas mamadas llevaba ya, unas cien doscientas, no sé. Jorge se quedaba hipnotizado ante mis proezas sexuales.

--No te creo.
--Pues no me creas, todos los días me la chupa, de hecho he dejado de masturbarme.
--Son puras mentiras, en cambio yo si me la chingo.

Así es, el muy cabrón dudaba de mi honorabilidad, se creía que mis historias eran producto de mi imaginación como las de él.

Me propuse demostrárselo de alguna manera y ese fue el motivo por el cual planeé la mejor mamada de mi vida. Escogí un buen momento, escogí la cena que iban a ofrecer en celebración por la graduación de su hermana, la cena sería dentro de unos días y me pareció perfecto para demostrarle al cabrón de Jorge de que lo que le decía era verdad. En el trascurso de los días de mi plática en la cava y la cena, las mamadas fueron en aumento, ya que ahora el saber que María realmente era una inocente virgen de rancho me la ponía tiesa cada cinco minutos, así que su boca no descanso.

La noche de la cena nos encontrábamos todos reunidos en el comedor, el padre de Jorge presumí las excelentes calificaciones de su hija ante los invitados. Yo me encontraba sentado a un lado de Jorge, desde ahí podía apreciar perfectamente a María, se veía guapísima en su uniforme de gata, me recordaba a las actrices pornos enfundadas en uniformes de enfermeras, secretarias y por supuesto gatas. María me dirigía miradas nerviosas, eso me la ponía dura, la erección me lastimaba contra el pantalón, lo bueno que si necesitaba pararme, el saco del traje lograba disimular un poco mi miembro erecto. Antes de sirvieran la cena, me disculpe y me pare de la mesa e hice como si fuera al baño, en realidad me dirigía hacia la cocina. María estaba acomodando la vajilla, yo le puse traba a la puerta tras de mí. María me miró sorprendida.

--No Cretino, ahora no, ahorita no puedo, la señora me va a matar.
--Claro que si puedes.
--No señor, ahora no.

El que me llamara “señor” como antes me provocó una punzada en la entrepierna. Me acerque a ella y me saque la verga, mi miembro la señalaba, la apuntaba desde mi bragueta.

--Anda una rápida, te juro que me vengo rápido.
--Bueno, pero no me vayas ensuciar el uniforme.

Se prendió de mi verga, como siempre, desesperadamente, la chupa con tantas ganas que Dios, no sé como lograba contener la eyaculación. Mientras me la mamaba, mientras me proporcionaba la mejor mamada de mi vida, imagine mil cosas, imagine que salía al comedor con el miembro erecto y me subía a al mesa y eyaculaba a todos los invitados, imaginaba mi lluvia de placer caerles a chorros, imagine que me venía en la cara de la mamá de Jorge, imagine que me venía en la cara de su hermana y de su puto diploma. María hacia su trabajo a la perfección, alternaba las chupadas entre mi falo y mis huevos, mis huevos apretados por el cierre, mis huevos tiesos por la presión de mi glande y la abertura de mi bragueta. María con su cara de inocente campirana me miraba a los ojos y me daba palmadas en mis muslos.

--Ya vente que la señora me va a matar.

A la mierda con la señora, a la mierda con todo, aquí tengo semen para todos. María utilizó mi punto débil, se trago todo mi miembro y con la punta de la lengua empezó a lengüetear mis huevos, Dios que sensación. Dios casi me vengo en este instante tan sólo de recordar. Cuando estaba al borde del orgasmo, imagine que eyaculaba sobre el plato de Jorge, sería verlo maravilloso verlo tragar de un plato barnizado con mi semen, me pareció maravillosa la idea, pero no lo hice. Ya cuando reaccioné el chorro caliente brotaba de la boca de María, recordé lo que me dijo de que no le manchara su pulcro uniforme de criada e hice a un lado la verga, con tan mala suerte que el último chisguete de placer le mancho el uniforme a la altura del hombro. Debo confesarlo ese ultimo chisguete lo avente con alevosía y ventaja. Esa sería mi prueba para Jorge.

María se paró rápidamente y busco una servilleta para limpiarse, ya era demasiado tarde, una blancuzca mancha contrastaba perfectamente con su uniforme.

--Ya vez la señora me va a regañar.
--No te preocupes, ni se va a dar cuenta anda más preocupada por presumir a su hija.
--Ay Cretrino.

Al regresar al comedor, le dije a Jorge que me acababan de dar una maravillosa mamada, el muy imbécil se rió, no me creyó. Cuando María llegó a servir la cena. Volteé a ver a Jorge y le dije:

--Ves esa mancha que trae María.

Jorge entorno los ojos y me volteó a ver sorprendido.

--No mames.
--Ahuevo.

Se me quedo viendo como imbécil durante la cena, mientras comía de su plató me reproche el no haberme venido en el, hubiera sido magnifico, insuperable.

Nunca supe si María era virgen, nunca me la cogí, sólo fueron mamadas, pero unas mamadas maravillosas. Después de unos meses ella se fue de la casa de Jorge, la pobre me dejo una carta de despedida, me juro amor eterno, yo me masturbe frente a su carta y le juré una eyaculación eterna.

Varios años después Jorge me preguntó, que si había sido verdad lo de la mamada, yo ya ni recordaba el asunto, por supuesto le dije que sí y decidí mentirle, le dije que había eyaculado en su plato y se lo había dejado barnizado de puro amor. El cabrón se enojo, se abalanzo sobre mí y cuando me tenía sujeto de las solapas del saco me soltó, el asco le impido continuar con su ataque, se puso a cuatro patas sobre la alfombra de su oficina y empezó a vomitar en la papelera, mientras vomitaba yo me carcajeaba.

--Si serás animal, era una broma imbécil.

Entre guacareadas me dijo:

--Chinga tu madre. Contigo ya ni se sabe.

Dios esta historia me la puso dura, sólo de recordar esos labios mamadores de María. Creo que Patricia se va a encabronar en este instante si la levanto, por supuesto esta noche la meto en su boca.

lunes, marzo 06, 2006

El anuncio.

SOLICITO

ASISTENTE DE DIRECCIÓN

Requisitos:

Sexo. Femenino
Edad: 25 a 35 años.
Estado civil: Soltera
Carrera profesional en áreas económico/administrativas.
Ingles 100 %
Dominio de programas computacionales e Internet.
Facilidad de palabra.
Experiencia mínima de 2 años en puesto similar.
Estatura mínima 1.70 m., delgada, excelente presentación.
Pasaporte y Visa vigentes.
Licencia de conducir.

Ofrecemos:

Excelente sueldo según aptitudes.
Seguro de gastos médicos.
Automóvil.
Agradable ambiente de trabajo.

Interesadas mandar curriculum y solicitud con fotografía tamaño pasaporte reciente a: xxxxxx @ gmail.com o presentarse en: Calle xxxxxxx número xxxx , xxxxxxx de 4 p.m. a 8 p.m. Único día.


Este es el anuncio que pongo en el periódico cuando me siento deprimido. Disfruto tanto el ver la cara de las féminas cuando se dan cuenta de que la dirección corresponde a un restaurant de amplios ventanales los cuales me permiten verles la cara de pendejas, hay algunas más insistentes que incluso se llegan a meter al restaurant y se acercan al hostest, en esos casos logro una gran erección, mi miembro erecto pega por debajo de la mesa, TOC, TOC. Las muy estúpidas se niegan a creer que les han tomado el pelo. Sinceramente es orgásmico. Algunas veces cuando las féminas son en realidad guapas no controlo mi necesidad de lujuria y paso al baño del restaurant a proporcionarme una satisfactoria masturbada.

Las otras, las que deciden mandar su curriculum y su fotografía al correo, también reciben su dosis de humillación, después de unas semanas les reenvió su mail, sólo a las más guapas, con una frondosa eyaculación de semen mediocre en su fotografía impresa y una carita feliz =). Algunas afortunadas, las que realmente son muy bellas, tienen el honor de apreciar mi pene sobre su rostro impreso, de igual manera les escribo con labial rojo pasión sobre su frente la palabra BITCH.

Algunas simplemente no contestan, hay otras que me llenan la bandeja de entrada con mentadas de madre y diversos insultos como: Cerdo, bastardo, cretino, hijo de puta, hijo de perra.

Pobres diablas desempleadas, prostitutas del capitalismo.

sábado, febrero 25, 2006

Acapulco sunrise.

A mi no me va eso de que: “A la prima se le arrima”.

Mi época en la preparatoria fue buena, no me puedo quejar, la rata de biblioteca de mi hermano y yo, esperábamos ansiosos las vacaciones de verano, para ir a la casa de la tía Emilia en Cuernavaca, la casa grande de la única tía viuda que teníamos hasta ese momento. La tía Emilia gustaba de pasar largas temporadas en Estados Unidos durante las vacaciones y no tenia inconveniente en prestar la casa a los jóvenes de la familia. Ahí nos reuníamos con nuestros primos y primas, en total éramos como trece jóvenes retoños, en los cuales, la familia entera centraba las esperanzas de que el apellido siguiera sobreviviendo al paso del tiempo.

No todos mis primos me caían bien, algunos los consideraba jodidos yuppies mamones. Hasta la fecha lo sigo haciendo. Pero ustedes saben que Cretino, siempre ha tenido esa jodida inclinación a tratar de penetrar bellas féminas, así que no me era un sacrificio ir a la casa de Cuernavaca a ver a mi prima Paulina, era un año mayor que yo, era encantadora, rubia natural y poseedora de unos ojos color miel de infarto. Paulina gustaba de la equitación, iba a Cuernavaca exclusivamente a montar a Nerón, un enorme caballo negro, su preferido, a mí me encantaba pasear por los jardines llenos de flamboyanes y buganvillas mientras la observaba cabalgar a lo lejos. Murmuraba entre flores: a la prima se le arrima, a la prima se le arrima, maldita sea!

Las carnes asadas se hacían alrededor de la alberca, tontas fiestas de pubertos hijos de papi. Como saben, mi perversión era observar las tiernas carnes, bronceadas y brillosas, de mis primas, en especial la de Paulina, las pecas atraen las pecas, supongo. Así transcurrían mis vacaciones de verano, nada espectacular, hasta que un día, a mi primo Fernando, uno de los pocos que me caían bien, se le ocurre la idea de un road trip, no lo negare, me entusiasme un poco, mas de ver que Paulina se había interesado. Fernando se encargo de organizar todo, por supuesto, los yuppies mamones se rieron ante la idea, al final los únicos interesados eran: la rata de biblioteca, yo, Fernando, Ana, Silvia, y claro, Paulina. No es que la favorezca, pero sinceramente Paulina era la mas bella, mi otras dos primas no es que ofendieran mi concepto de la estética, tenían buenas carnes, aunque un poco regordetas, pero ese día Paulina seria la única atlética y de labios mamadores que se subiría a la guayin Grand Marquis de la tía Emilia. La travesía sería Cuernavaca-Acapulco.

Fernando y yo fuimos al pueblo a surtirnos de lo necesario para el viaje, ya que nosotros éramos menores de edad, nos era difícil poder conseguir alcohol, para eso recurríamos a un oscuro personaje, el cual nosotros conocíamos como el “Púas”, al Púas le gustaba la calle y dormía en las bancas de la plaza principal, supuestamente alguna vez tuvo dinero y se daba buena vida, el desprecio de una mujer lo llevo a su vida de vagabundo. Se gano ese sobrenombre gracias a sus interminables anécdotas relacionadas con el ex campeón mundial de boxeo. “Nombre cuando el Púas era campeón nos chingabamos unas gringitas de miedo mano”. Desde entonces, se ganó el bautizo del Púas, solo faltaba que dijera que se la había mamado. Sinceramente yo nunca le creí.

El Púas era fundamental, ya que se encargaba de sacarnos el alcohol, que necesitábamos, de los supermercados, su recompensa era una botella nalguera de su Brandy favorito. Aquel día del viaje, no nos fue difícil encontrarlo, estaba sentado en una de las bancas de la plaza principal. El Púas cumplió rápido con la misión, pronto regresaba con una bolsa de hielos, dos botellas de vodka, dos jugos de naranja, y un jugo de tomate, ese había sido mi encargo. Fernando le volvió a dar dinero, esta vez para cervezas, el Púas fiel como siempre y demostrando ser un hombre de palabra, regresó con los dos cartones de cerveza.

Púas: Que pedota se van a meter mano…
Fernando: Es para un viaje, solo en lo que llegamos a Acapulco…
Púas: Acapulco, Acapulco, nombre mano cuando el Púas…
Fernando: Si, si, el Púas Ja, ja.
Púas: Llevenme cabrones, hace un chingo que no voy al mar.
Fernando: Ja, ja. No estes chingando Púas.

El Púas se fue a sentar a su banca, mentando de madres y saboreando su nalguera de Brandy.

Yo y Fernando subíamos la hielera a la carroza fúnebre de mi tía Emilia.

Fernando: Oye y si lo llevamos güey?
ElAmoDelUniverso: No chingues, huele a meados.
Fernando: Nombre, pues le damos un manguerazo ahí en la casa, es bien botana, nos va alivianar el viaje, aparte al llegar a Acapulco vamos a necesitar quien nos siga comprando cerveza.
ElAmoDelUniverso: Como quieras…

El Púas ocupo el lugar del muerto en la carroza, iba feliz cantando: En el mar la vida es más sabrosa…

Las primas pusieron cara de fuchi al enterarse de nuestro acompañante. A mi no me pegunten, fue mi respuesta.

La rata de biblioteca y Fernando se encargaron de darle el baño al Púas con la manguera a presión del jardín, el detergente se encargaría de quitarle la mugre y devolver por lo menos 10 años de su vida.

Púas: En el culo no cabron!!!!!

Fernando fue por un traje del esposo fallecido de la tía Emilia, al Púas le quedo grande. Realmente ya con el traje puesto y después del manguerazo parecía un hombre decente. Lo único que lo delataba era que cuando abría la boca su sonrisa chimuela y llena de caries hacia su aparición.

Yo subía la tienda de campaña y las bolsas de ropa de las primas al coche, pensé en robarme pantaletas, no pude, ellas me estaban observando.

El viaje fue muy simple, mi primo Fernando, el mayor de todos, manejando. La rata de biblioteca y Ana, su prospecto, ocupando el lugar del copiloto. Silvia, Paulina y yo en el asiento trasero, por supuesto, Paulina a lado mío. Durante todo el viaje Paulina descansaba su mano sobre mi entrepierna, eso me provoca una sonrisa. A la Prima se le arrima, a la prima se le arrima, pensaba. El Púas ocupando el lugar del muerto y haciéndola de mi barman, un vodka por favor Púas, y el Púas obediente me lo daba al instante. El viaje fue muy regular, nos paramos a comer quesadillas en un pueblito y a mear en una gasolinera, lo más sobresaliente fue la canción del Púas durante el trayecto: En el mar la vida es más sabrosa…

La llegada a Acapulco no la recuerdo, ya estaba bastante embriagado para recordarla, lo único que continua en mi mente son las caricias de Paulina en mi miembro.

Mi sobriedad volvió al día siguiente al despertarme con los primeros rayos del sol, yo abrazando a Paulina en el asiento trasero, vaya no me fue tan mal, pensé. Fui el primero en bajar del coche y acercarme al mar a mear, tenia la boca pastosa, vaya cruda que me estaba pegando, mientras meaba escribía mi nombre en la arena. Me di cuenta de que Fernando había decidido alejarse del Acapulco glamoroso, del Acapulco rico, del Acapulco que ya conocíamos. Hacia el norte estaban los grandes hoteles, muy lejos, muy a lo lejos. Hacia el sur, a unos cien metros una choza color blanco con logos de la corona, más al sur, la nada total. Pensé en la inteligente jugada de Fernando, buscarse una playa solitaria en donde poder fornicarse a las primas sin ser molestados, era un jodido pervertido al igual que yo.

Y ahí me encontraba yo, con la brisa en el rostro y meando en una playa solitaria. La rata de biblioteca se había levantado y ahora estaba a un lado mío.

ElAmoDelUniverso: Por que putas vienes a mear al mismo lugar que yo?

La mañana transcurrió tranquila. Mis primas ya con sus respectivos bikinis nadando en el mar, la rata de biblioteca y Fernando dándole instrucciones al Púas de cómo armar una chingada tienda de campaña, ver al Púas enfundado en un traje negro en medio de la playa tratando de armar la jodida tienda me causo mucha gracia, yo me encontraba sentado en la hielera tomando cerveza contemplando todas las acciones. El Púas los mando al diablo y se fue a perseguir cangrejos, Fernando y la rata de biblioteca me hicieron señas para que les fuera ayudar con el desmadre de tienda de campaña que había hecho el Púas. Yo levante mi cerveza en lo alto y les dije: Salud!

Al medio día la tienda de campaña quedo lista, Fernando y la rata de biblioteca ahora encontraban su diversión tratando de prender el carbón, el Púas había desaparecido, yo continuaba sentado en la hielera tomándome la ultima cerveza. Paulina se me acerco, aun mojada por el mar, me encanto verla dirigirse a mi. Se puso delante de mí, podía apreciar perfectamente las gotitas escurrirle por las piernas, sus caderas quedaron justo delante de mis ojos. Me puso las manos sobre mis hombros y me empezó a dar un masaje. Yo aspire profundo tratando de encontrarme con su olor de hembra en el camino. No lo conseguí.

Paulina: Que tienes primo? Por que tan solitario?
ElAmoDelUniverso: Por mamón.

Ella río y me dio un apretón fuerte en los hombros. Me tomó de la mano.

Paulina: Ven vamos a caminar.

Nos dirigimos hacia el sur, caminamos tomados de la mano, cursi escena ahora que la recuerdo, al acércanos a la choza de los logos de la corona, percibimos un olor a pescado frito, una regordeta señora los asaba, nos saludo con una gentil sonrisa. Paulina fue la primera en ver a los caballos, inmediatamente me soltó de la mano y se acerco a ellos, me excito la escena, mi prima semidesnuda y con su piel brillosa acariciando un par de sementales. De la choza salio un joven, moreno, marcado, de pelo rizado y piel brillosa, unos 18, 19 años, hijo de la señora que asaba pescados.

LancheroDeMierda: Le gustan los caballos señorita?
Paulina: Me encantan…
LancheroDeMierda: Si quiere le enseño a montar. (Hijo de perra!!!!)
Paulina: Ya se montar, pero como quiera gracias. Los rentas?
LancheroDeMierda: Bueno no, pero si quiere se lo rento.
Paulina: Vamos a rentarlos primo, acompáñame.

Siempre que subo a un caballo termino con el culo adolorido, rechace la oferta.

Paulina: Bueno yo si voy a rentar uno, me gusta ese negro. (A cual te refieres? Al caballo o al lanchero, perra.)

Regrese solo a donde mis primos. Paulina había decidido que cabalgar a la orilla del mar era mucho mejor que una larga caminata con su primo. El lanchero de mierda no perdió oportunidad y gentilmente se ofreció a acompañar a Paulina.

El atardecer lo recibí de cara al mar, solo y emputado hasta los cojones. Fernando gozaba echándole agua a mi prima Silvia, la rata de biblioteca hacia el esfuerzo con Ana, el Púas hacia angelitos en la arena: En el mar la vida es más sabrosa. Y ahí estaba yo, tan solo como el pinche Púas, al menos el si se divertía. Antes de que el sol se pusiera fuimos a surtiros de cerveza con la señora que asaba pescados, ahí Fernando y yo nos dimos cuenta de que no necesitábamos del Púas, ya era demasiado tarde para saberlo, la señora nos vendió lo que quisimos, la necesidad le hacia pasarse la ley por el arco del triunfo. Paulina regreso para ver como se ocultaba el sol. Se sentó aun lado mío, me pidió una cerveza. Me platicó su travesía en caballo, me hablo de no se cuantas mamadas de sentir la libertad en tu rostro, para ella la felicidad era cabalgar a la orilla del mar, que patético. Yo no le conteste ni una palabra, pronto ella se puso seria también. Esa noche tome hasta sentirme mareado, Paulina ya estaba dentro de la tienda de campaña, me acosté aun lado de ella y la abrace. Esa noche soñé que Nerón se fornicaba a Paulina.

Me desperté y ella ya no estaba a mi lado. Salí de la tienda de campaña con dolor de cabeza, la resaca era grande, la resaca producida por dos días consecutivos de vodka y cerveza. Al salir vi a Fernando sentado a la orilla del mar besando a Silvia. Mi hermano se encargaba de enterrar vivo al Púas. Que lastima me das. Parece que el fracaso con las primas se debía a un mal de familia. Busque a Paulina, la vi con Ana a lo lejos, en la choza, platicando con el lanchero de mierda. Decidí meterme al mar, un poco de agua fría para mitigar el pinche coraje. Seguí vigilando a Paulina, Ana, al igual que yo regresaba sola, vi cabalgar a Paulina hacia el sur, atrás de ella iba el lanchero de mierda en su caballo.

Ana decidió acompañarme en el mar, se me acercó y me dijo:

Ana: Ya viste aquellos pendejos, jugando como niños.

Se refería al Púas y a la rata de biblioteca. Me dio tristeza que alguien más llamara a mi hermano pendejo. Pero que se le iba hacer, era la verdad.

Ana bromeo conmigo, me lanzaba agua al rostro, yo contraatacaba, por un momento me olvide de Paulina, Ana se me acercó y me abrazo, me dio un beso mientras su mano acariciaba mis genitales debajo del mar. No se me paró, solo me dio más tristeza por mi hermano. Salimos del mar y Ana me acompaño a beber sentados en la hielera. Fernando y Silvia desaparecieron. Mi hermano se entretenía apostándole dinero al Púas, el Púas tenia que meter el miembro en algún agujero de cangrejo para quedarse con la plata. Pasaron un par horas, Ana había decidido que mi hermano era más divertido, yo aun esperaba a la puta Paulina, al ver que no regresaba, decidí ir a buscarla, camine al lado de la orilla bastante rato, la caminata hacia estragos en mis pies, lo primero que vi fue a los caballos en una duna, sigue caminando unos 50 metros adelante de los caballos, el lanchero de mierda se encargaba de bombearle carne por el trasero a Paulina. Casi se me para al ver a Paulina como una puta a cuatro patas. Los observé un rato, ellos no me vieron, regrese solo y triste, maldiciendo a la puta, no me ponía triste el hecho de que yo no le hubiera bombeado carne por el trasero, si no el hecho de que haya preferido a un lanchero de mierda que a mi, yo un hijo de familia que con amplias posibilidades tenia el miembro mas limpio que ese cabron. De regreso la señora regordeta que freía pescados me saludo, yo ni siquiera le conteste el saludo, se merecía eso y más por traer al mundo jodidos lancheros folladores de chochos de abolengo.

La bebida es mi consuelo ante el fracaso amoroso, el resto de la tarde me la pase ideando mi venganza, se me ocurrió dejarle la cabeza de Nerón sobre su cama, pero me pareció muy poco original, aparte Nerón me caía bien, era el caballo mas cretino de la cuadra, se paseaba por los establos con su miembro colgante.

Regreso Paulina y se fue a sentar aun lado mío.

Paulina: Que tienes?

No le conteste, así nos quedamos en silencio largo rato. Ella se paró y me dijo:

Paulina: Si no tuvieras mi misma sangre te hubiera cojido a ti primito.

Se agacho y me dio un beso apasionado, yo se lo conteste con lujuria. Se fue y se metió a la tienda de campaña. Me dio asco, repugnancia al recordar que probablemente se la había mamado al jodido lanchero de mierda. Vomite, no me podía quitar de la boca el sabor imaginario de una verga morena y brillosa. Justo cuando vomitaba me vino a la mente la venganza perfecta.

Al anochecer le dije a Fernando:

ElAmoDelUniverso: Ahora vuelvo voy por mas cervezas.

Camine hacia la choza buscando al lanchero de mierda, la señora me atendió cortantemente, pero la necesidad la hizo tragarse su jodido orgullo. El lanchero de mierda se encontraba alisando a sus jodidos caballos. Pinches caballos flacos, se les notaban las costillas.

Me miró, como diciendome: te chingue pendejo.

ElAmoDelUniverso: Cuanto cobras por una chupada?
LancheroDeMierda: Me gusta ese reloj.

Puta madre, el mejor reloj que tenia hasta ese momento, regalo de Papa Cretino, decidi sacrificarlo, cerré el trato.

Paulina estaba dormida, ya era muy noche, entrada la madrugada, solo la luz de la luna iluminaba la orilla de la playa, la desperté y la tome de la mano, hice que me acompañara, caminamos en silencio, otra vez agarrados de la mano, pasamos la choza del logo de la corona y continuamos hacia el sur, llegamos a una duna.

Y ahí esta el Púas recargado en un tronco, recibiendo una generosa chupada del lanchero de mierda, el hijo de puta ya traia mi reloj puesto. La cara de satisfacción del Púas era indescriptible, tal vez tenía años de no meterla en un agujero húmedo y tibio, tal vez tenia años de solo recibir el placer que le proporcionaba su mano, tal vez no se la mamaban desde que el verdadero Púas le pagaba las putas gringas.

Paulina se soltó de mi mano y corrió hacia la orilla a vomitar, se me erecto al volverla a ver a cuatro patas, aprecie su culo, aprecie su vulva entre las piernas.

¿Acaso no es una puta infeliz?

El Púas nunca regreso con nosotros.